logoivo_edited.png
muda_edited.png
inta_edited.png

Quesadilla sin queso, Frontera sin frontera.

artista: Charlotte

por: @preste_juan

"Para nosotros los opuestos no se excluyen, las fronteras no son un límite, sino una cara de la misma moneda."

Las fronteras son algo común en México, algo tan cotidiano que a veces ni las notamos. Cuando nos dicen "frontera" todos nos imaginamos por costumbre a los mojados yendo hacia los yunaited esteits en búsqueda del sueño americano. Esa es sólo una de las tantas fronteras (pero si a esas vamos… ese territorio nos pertenecía antes, pero eso ya es otra historia).

¿Qué hay, por ejemplo, de la comida? Es otra de las manzanas de la discordia en México, siempre. Y no sólo es una cuestión de norteños y sureños, o de costa vs tierra dentro. Cada pinche estado anda mamando que su comida es la cúspide de la evolución gastronómica: en Puebla hay cemitas, pero si cruzas la frontera hay tortas de tamal. Neta, ¿a quién chingados se le ocurrió la deliciosa idea de meter un tamal en un bolillo? ¡Es masa sobre masa!

Y es que dentro de las cosas bizarras que definen la cotidianidad mexicana, las fronteras son una. Algunos pensarán que es porque no sabemos poner límites a las cosas; jajaja pues si podemos poner media calle de tianguis y media calle estacionamiento, ¡y aún así circulan los autos! ¿Dónde empieza? ¿Dónde termina?

A los güeritos, ya sean del otro lado del río, o venidos del otro lado del charco siempre les saca de pedo. Su pensamiento binario no les permite comprender las tibiezas mexicanas. Para ellos  es Sí, o es No, es Bueno, es Malo, Pene, Vagina, Diablo, Dios, Principio, Final. Pero acá las cosas las hacemos con otro tenor; para nosotros los opuestos no se excluyen, las fronteras no son un límite, sino una cara de la misma moneda. Es como esas imágenes pendejas de: ¿es una copa o dos caras? Chinguesumadre son las dos al mismo tiempo, ¿es un bache o un tope? (Pregunta trampa, es un matallantas ya llegué tarde al trabajo). Hay distinción pero no frontera, no hay separación. ¿Y saben de dónde viene este tipo de pensamiento?: Mesoamérica.

Se me hizo tan excelente que @micorazonmexica aceptara colaborar para el bimestre de Fronteras, porque su estilo artístico que hace completa alusión al México prehispánico mexica/azteca es el ejemplo ideal del concepto de frontera, de límite, que tenemos en la mentalidad los mexicanos.

Mi obra favorita es Ometeotl. Que se traduce pobremente a algo así como "Dios dual". Tanto los mexicas como muchos otros pueblos de la antigüedad concebían una visión doble de la naturaleza y de las cosas; por eso muchas veces podemos observar la creación y la destrucción, la vida y la muerte, el sacrificio y el renacer representados juntos. No es como Dios y el Diablo; tú estás arriba y yo abajo y punto, no nos tocamos para nada. Aquí no hay frontera. Es como el árbol: cuyas raíces están en el inframundo y sus hojas en el cielo, pero son un mismo objeto y ambos alimentan de vida al árbol. Por esa razón Templo Mayor está a lado de la Catedral, hay una línea, pero no hay frontera (aunque tu tía religiosa lo niegue, la Virgen de Guadalupe tiene su origen en Tonantzin).

Pueden ver ustedes que las reproducciones artísticas que @micorazonmexica realiza son realmente buenas. Combina de manera excelente el estilo mesoamericano antiguo con toda su simbología e inspiración a través de ilustraciones que bailan entre lo viejo y lo nuevo. Viejos dioses, nuevos artistas (o tlacuilos). Y no sólo cruza esta frontera del tiempo pasado con el presente, sino que también cruza la frontera cultural de México y Estados Unidos… pero eso ya no es novedad para nosotros los mexicanos, pues para nosotros las fronteras son sólo líneas dibujadas en un suelo de arena.

ESCRITO POR:

@prestre_juan

SASINUN KLADPETCH

invasion

SASINUN KLADPETCH

invasión

Arte  y Cotidianidad

Lines

Arte  y Cotidianidad

Líneas