Articulos Objetos_edited.jpg

DAVID CRUZ Por: Gio
@dvcxart

  • Instagram
  • Gris del icono de Spotify
  • Facebook
  • YouTube

MUTACIONES

De niña tenía un bolso pequeño y rosa. Nunca salía sin él, siempre cargaba con las cosas importantes, juguetes, dulces y tesoros que encontraba por la calle y que me obsesionaban por periodos. En especial, recuerdo mis colecciones de corcholatas, tazos y esos muñequitos que salían en el pan y olían a chicle. Mi bolso era especial y cargaba únicamente con cosas que eran igual de especiales. 

Con el paso del tiempo y mi ingreso a la escuela, el bolso pequeño y rosa fue sustituido por una gran mochila y su contenido había cambiado, ya no eran las valiosas corcholatas y los dulces los que ocupaban el lugar, ahora cargaba libros, colores y cuadernos, sin embargo, siempre encontraba la manera de mantener esos pequeños tesoros conmigo y, cuando comencé a coleccionar piedras de colores, mi mochila se llenó de ellas. 

No tarde mucho en  descubrir que no hay un enemigo peor para las cosas que el tiempo.

El paso del tiempo permite que las cosas sean olvidadas, se oxiden, se pudran, se rompan, se pierdan. Los objetos, no se si lamentable o afortunadamente, no son eternos y en algún momento, todos los átomos que los conforman, toman otra forma y se integran al mundo de otra manera, pues como sabemos “ la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma”. 

Poco a poco, gracias a que soy distraída y un poco desordenada, mi mochila se fue convirtiendo en un cementerio de cosas y memorias. En el fondo podías encontrar vestigios de todo aquello que en algún momento me hizo feliz: un par de cartas de yugi-oh dobladas, envolturas de caramelos, bolsas en las que mi madre había envuelto mi refrigerio y dibujos no terminados. 

Es curiosa la facilidad que tienen los objetos para convertirse en basura. Todo lo que nos rodea es basura en potencia, aunque su tiempo de vida aún no caduque. David Cruz nos muestra la belleza de esas pequeñas cosas, sus pinturas de dulces y envolturas me recuerdan el fondo de aquella desordenada mochila, me recuerda los pequeños y efímeros tesoros que tenemos en nuestras manos y después desechamos. 

Su arte es casual y cotidiano, los colores y las texturas son agradablemente familiares, los dulces me recuerdan mi infancia, pero también esos años de universidad en los que me metía uno a la boca para no quedarme dormida en clase de hermenéutica, el envase de caguamita, maruchan y atún, todas aquellas horas encerrada en los cuartos de mis amixes foránexs. La vida, a veces, se puede reducir a esas pequeñas cosas y también, en ocasiones, puede sentirse igual de efímera.

Artista: David Cruz Ig: @dvcxart

Los cadáveres de mis memorias se encontraban ahí, se perdían y, probablemente, ahora se encuentren en algún tiradero, enterrados bajo millones de memorias más.

Articulos Objetos_edited_edited.jpg
Articulos Objetos_edited_edited.jpg
20211116_132949.jpg
20211116_132837.jpg
huevo diseño.png
huevo diseño.png
huevo diseño.png
huevo diseño.png

OTROS ARTISTAS: