logoivo_edited.png
muda_edited.png
inta_edited.png

Amigos

artista: Eyas Jaafar

por: Gio

"no tienen puertas, ni ventanas, son una línea continua y cerrada, transparente, pero inaccesible."

Yo tengo un amigo muerto.  Sucedió cuando yo no podía comprender lo que era la muerte o la poesía, murió cuando en el mundo yo me sentía más sola. Yo tengo un amigo muerto que se acuerda de que existo una vez al mes, me visita por las noches y me ordena que vuelva a llorarle y a escribirle desde  hace seis años, parece que al bobo de mi amigo se le olvida que el mundo de los vivos y de los muertos no es el mismo. 

No me he atrevido a preguntarle cómo es morir en el mundo de los muertos, pero yo sé, más o menos, cómo es vivir en el mundo de los vivos. Aquí las penas duelen unos días, unos meses, tal vez unos años, pero poco a poco las penas se superan y sanan y se olvidan, y dejan lugar para unas penas nuevas.

Te cuento esto porque anoche mi amigo volvió a visitarme, se río de mí porque me atreví a afirmar que, por primera vez en muchos años, me sentía completamente feliz. El muy imbécil siempre llega en esos momentos, le molesta que sepa vivir mi vida, porque él no ha sabido morir su muerte. Me recordó que el día en que murió me había pedido que fuera a verlo y yo no había querido porque era el cumpleaños de una amiga, le pedí que me acompañara a verla, no haríamos nada especial, tal vez ver televisión y tomar leche con chocolate. Me recordó la llamada de su madre, desesperada porque lo había encontrado colgado con una corbata y me recordó que “nada de eso habría pasado si yo hubiera estado ahí”.

Me acuerdo de esto porque después de muchos años y comprendí que nada de eso había sido culpa mía, que él se había encerrado en su tristeza tanto que ni siquiera lo más cálido de mí lo habría sacado de ahí... tú me comprendes ¿no?

 No sé si has visto las pinturas de Eyas Jaafar, desde lo frío de los colores se nota la melancolía, pero eso no es lo que me llama la atención, sino la pequeña casa transparente que se encuentra alrededor de las figuras principales, no soy psicóloga ni nada de eso, pero sé lo que se siente estar triste y esas pinturas lo representan muy bien. Hay un tipo de tristeza tan fuerte que se muestra como una barrera entre el interior y el exterior, como si nada en el mundo pudiera atravesar esa frontera y en el interior ese sentimiento lo inundara todo. Ese tipo de tristeza te aleja de todos, hace que ni siquiera lo que te gusta te haga feliz y muchas veces te hace pensar que nada de lo que el mundo de los vivos ofrece vale la pena. Las casas de Eyas Jaafar  no tienen puertas, ni ventanas, son una línea continua y cerrada, transparente, pero inaccesible.

 La soledad de mi amigo muerto se sentía así, yo sabía que estaba triste, él sabía que estaba triste, toda su familia sabía que estaba triste y a pesar de eso no pudimos hacer nada para ayudarlo, lo vimos consumirse en esa tristeza, lo vimos ahogarse en esa casa transparente, pero jamás pudimos atravesar esa frontera. Mi amigo muerto no ha cumplido años desde hace seis años, la frontera que hay entre el mundo de los vivos y de los muertos es muy grande, sé que en algún momento la voy a cruzar, mientras tanto, mi amigo muerto me visita al menos una vez al mes.

ESCRITO POR:

Gio.

SASINUN KLADPETCH

invasion

SASINUN KLADPETCH

invasión

Arte  y Cotidianidad

Lines

Arte  y Cotidianidad

Líneas