espacios desconocidos (25)_edited.png
2 (1).JPG

ARTE & COTIDIANIDAD

Atrevidas, sugerentes, voluptuosas y sensuales. ¿Así son las mujeres dibujadas por Fabiola Espiga? o  ¿así se muestra Fabiola Espiga a través de su dibujo?

Scrollear en el perfil de instagram de esta artista originaria de Durango es un excitante viaje erótico. Después de observar la probadita de obras que se muestran en la primera cuadrícula de nueve fotos, me descubrí deseando más. Con ojos ávidos y ansiosos, deslicé la scrollbar hasta los primeros post disponibles en su cuenta @fabiola_espiga y lo que encontré fue fascinante.

Su instagram devela su propia evolución técnica y temática, stalkearla es un encuentro con una Fabiola que, convertida en ilustración digital, se regocija a solas en su placer y a través de la corporalidad expresa sus inquietudes. El uso de herramientas digitales es más que una técnica elegida. Desde los pequeños cuernos que añadió a sus selfies de 2018, Fabiola ha construido un discurso artístico que conjuga fotografía, edición y dibujo.

La selfie, el tag, y el gesto de dibujar con lápices digitales constituyen una estética en sí misma que se enmarca en nuestra cultura digital contemporánea. En estas fotografías no solo encontramos el rostro de una artista, sino un par de piezas fundamentales de su apuesta creativa. Podría incluso aventurarme a decir que la obra de Fabiola Espiga se configura dentro de su exhibición en Instagram. Hoy en día muchxs artistas conciben sus cuentas de Instagram como una carpeta de presentación, otrxs más como un espacio de venta, pero en pocos perfiles he encontrado una disposición de elementos que den forma consciente a un discurso artístico

Crear un buen perfil de Instagram implica seleccionar. Un poco de historia, ya saben, post de al menos 3 años atrás, algún video, uso de hashtags, fotos de obra, exposiciones, eventos, colaboraciones etc. Y por supuesto seguir alguna de las tendencias populares en esta red social, tal como el famoso #BestNine. Post que consiste en una cuadrícula de nueve imágenes que se eligen de entre tus más destacadas publicaciones.

 

Por supuesto, dentro del post #BestNine que Fabiola compartió en febrero de 2019, una de las imágenes que componen la cuadrícula es una fotografía de su rostro. Una selfie, que parece haber sido tomada mientras se observaba al espejo a través de la pantalla de su celular, muestra sus carnosos labios, y de nuevo, un gesto de edición digital: pequeños destellos luminosos que no solo exaltan la fotografía miniatura, sino que convierten al autorretrato en el protagonista de la selección de nueve.

Este #BestNine no es casualidad, el rostro de Fabiola es parte de su apuesta estética. Ella como sujeto de sus obras, aparece en ilustraciones que retratan mujeres demonias de labios gruesos, con eyeliner, piernas abiertas, hincadas, o mostrando los senos. Sin embargo, de lo que pronto se da cuenta quien mira, es que esas mujeres que se antojan perversas no le pertenecen.

Son demonias que desafían al espectador inquiriendo en sus pasiones ocultas. Sus poses y su actitud insisten en la impronta necesidad de poseer que tienen muchas mentes al observar carnosidades. Unos labios gruesos no son la invitación a una mamada, un par de tetas desnudas no son un banquete ofrecido para ti. Ni siquiera una pierna arriba o una tanga representan el convite. En palabras de la propia artista, “la sensualidad y la sexualidad son presencias importantes que aparecen dentro de mi obra, ya que para mí representan una dicotomía entre la fuerza y la vulnerabilidad, […] no es una sensualidad con faroles o para mostrarse a un público, es algo así como un momento a solas.”

Por eso los dibujos y fotografías de Fabiola se antojan íntimas e inquietantes frente a un contexto social que tiende a hipersexualizar los cuerpos femeninos para el consumo. Al concebirse desde su corporalidad y desde los rasgos que la caracterizan, Fabiola desafía los cánones que imponen complexiones delgadas y se atreve a explorar un erotismo que no busca satisfacer miradas masculinas.

Como he dicho, scrollear en el perfil de instagram de @fabiola_espiga es un excitante viaje erótico, del cual yo he querido hacerme mi colección de recuerdos. A través de mi selección #BestNine propongo una lectura de su obra basada en la estética digital y en su rostro como el génesis de su producción artística.

SILVINA