El arcoíris de la plenitud

Helena

Estos últimos meses han sido para mí toda una montaña rusa de sentimientos que me llevaron al borde del colapso, sí, bien dramática. Estaba perdiendo a una persona importante en mi vida y su partida me hizo temer cada aspecto de ella. 


Lo pondré así: Imagínate que un día, después de pasar casi toda tu vida sin algo que no sabes que necesitas, de repente, sin pedirlo, lo tienes y no sabes qué hacer con eso. Empiezas a aprender a tenerlo, y de la nada, rápido, sin entenderlo, te lo quitan para siempre; así me sentí al perder a mi papá.