Si te gusta, póntelo.​​

por: Cristina López

¿Hay algo más cómodo que usar tu playera favorita para dormir? O ¿usarla para ir a la escuela? ¿Al cine? ¿A una cita? ¿A un concierto? Yo podría usarla todos los dìas, a todas horas. Es una experiencia mágica, mística. Imagina tu pieza favorita de ropa que puede traerte recuerdos memorables, o incluso, hacerte sentir que el entorno y las personas que te miran, es gracias a aquella prenda única.

Mi manía por las t-shirts vintage comenzó hace unos años. Un amigo me invitó a la tienda de @void_mx en la Condesa, CDMX. Era mi primera vez en una tienda de este estilo, antes de aquel día, no solía frecuentar tiendas vintage y para mí era absurdo comprar “ropa vieja”.

 Cuando entré por primera vez, en el ambiente se escuchaba un playlist de música de los 80’s y 90’s y cada cuarto representaba una época, Boiler Room, fue al primer cuarto que entré: botas cowboy, chamarras militares y todo aquello que Clint Eastwood pudo haberse puesto en sus películas del Viejo Oeste. En la segunda sala, se encontraba mi cuarto favorito: el Jagger Room. Nombrado así  tras el ícono del rock Mick Jagger. Fue emocionante ver sobre la mesa la cantidad de jeans vintage Levi’s 501 que tenían (son los únicos pantalones que se moldean perfectamente a mi cuerpo) y a unos pasos había un rack lleno de playeras vintage originales de bandas de rock como The Beatles, Led Zeppelin, Metallica y The Rolling Stones, sólo por mencionar algunos. Si eres fan de la música y de la moda, tienes que visitar este lugar. Por otro lado, esta experiencia me llevó a descubrir otras tiendas vintage, como @goodbyefolk. Al entrar, lo primero que noté, fue que la boutique tiene cuatro pisos: uno para cada tipo de ropa. En el primer y cuarto piso, puedes encontrar las piezas de la colección de Goodbye Folk, las cuales son chamarras de piel y zapatos 100% hecho en México. En el segundo piso, puedes encontrar camisas hawaianas, y al subir al tercer piso, encontrarás la selección de playeras vintage para todos los gustos. Fue aquí donde encontré mi playera favorita, esa que nunca me quito y que me la pongo para salir a todos lados. Es una playera negra con el branding del tour del año 1975 de Jethro Tull. Lo especial de este tipo de prendas es que representan una lucha constante con las marcas de ropa que aluden a lo fast, aquello que está dirigido a las masas y que a corto plazo, implicaría tirar esa prenda e ir a la misma tienda y comprarse otra como si se tratara de una hamburguesa de Mcdonalds. Mi mamá a veces me pregunta por qué me gusta comprar ropa vintage, (ella le dice “ropa vieja”).

La industria de la moda, especialmente de moda rápida, es la segunda industria más contaminante de todo el mundo, y además, una de las menos éticas y socialmente responsables. Una persona que trabaja confeccionando pantalones suelen ganar menos que el salario mínimo, además de las extenuantes horas, trabajan en condiciones infrahumanas.  La moda es una industria que está en constante cambio y por ende, las marcas tienen que mantenerse al margen, ¿cuál es rol que debe tomar el consumidor?. Si te gusta, póntelo, pero antes, debe haber una reflexión profunda en torno a la manera en que consumimos la ropa.