No sé escribir pero hago el intento

Artista: Kenia Luna

Nunca he sido muy fan de las “naturalezas muertas”, la neta. Desde mis clases de Historia del Arte, siempre he visto con un poco de menosprecio los bodegones barrocos, con sus elegantes vajillas, comidas suntuosas, animales cazados, y pendejada y media.

 

Si acaso el único uso que les vi es que de cierta manera me servían como fuentes para hablar de otros temas más interesantes como la historia de la alimentación o la evolución de la comida y de los modelas en la mesa.

Cuando fui al doctor una vez, me puse a ojear una revista de esas de casas mamalonas tipo “bauhaus” minimalistas en chorromil pesos en la Condesa o Polanco, mientras esperaba en la sala.

 

Ya saben, esas casas que nunca se podrían comprar a no ser que se chinguen el dinero de los contribuyentes. El punto es, noté algo curioso de estas casas: la frialdad de sus espacios.

Siempre están pelones los estantes, cuartos y camas; y digo, es comprensible desde un punto de vista de mercadotecnia que pongas todo limpiecito… pero no sé, siempre me ha dado una sensación similar a las pinturas de naturaleza muerta que les decía.

 

 

Me da esa misma vibra de arte de viejitos, si quisiera ver algo muerto pues mejor me voy a un velorio (nocierto no se crean amixes).

 

 

El mundo debe ser un lugar muy pequeño, pues me tocó hablar de @keniakluna.ai, ni más ni menos que la ilustradora de la canción del Panadero con el pan versión Lo-fi (si no la han escuchado, es como para ayer que lo hagan). Pero no estamos aquí por rolitas chidas, sino por  a r t e. Las dos obras que nos prestó para esta edición pueden parecer pequeñas, pero empacan muchas cosas. Está “2000s tiendita starter pack” y “Comida china típica de Mexicali”.

Comencemos por la primera, que es una joyita nostálgica de cualquiera que no tenga más de treinta y cacho años. Si no mal recuerdo, todo lo que se ve en el cuadro no costaba más de 50 pesos en total (sólo por la cajita sonrix, que si era algo cara, pero el resto no). 

 

No había mayor placer que salir de la escuela el viernes con tus amigos, ir directo a la tiendita para llenarte de provisiones juntando dinero entre todos de nuestros recreos y llegar a jugar toda la tarde en la casa lo que fuera, o pasear en bicicleta e ir al parque (cuando se podía, porque ahora es un estacionamiento culero).

La otra es una obra con referencias más locales, pero que nos habla de la historia de dos pueblos; México y China.

 

La mayor cantidad de migrantes asiáticos: japoneses, chinos, etc. Llegaron a América por California y Baja California por ahí de la época del Porfiriato y a lo largo del siglo XX.

Sip, esa es la razón por la cual hay tanta comida asiática en el norte de México en general: suchis (así le dicen allá), arroz frito, dumplings, mochi, y demás. A mí quizás no me evoca mucho, porque no lo he vivido tanto, pero si les muestro este cuadro a mis parientes de Sinaloa, seguramente sí: es la escena ideal después de una tarde calurosa, los “estragos” que quedan después de una generosa comida y una caguamita pa’ que amarre.

Mi punto con todo esto es, que lo que hace @keniakluna.ai no es naturaleza muerta; no son bodegones suntuosos como muestras de riqueza, eso es muy vulgar y de mal gusto. Nah, mejor pintar una “naturaleza viva”, que represente las experiencias y recuerdos de su época, eso está mucho mejor. ¿Quién quiere algo tan soso e insípido como las fotos de esas casas deshabitadas de la Condesa?, no transmiten nada, ni siquiera “muerte” porque para estar muerto tenía que estar “vivo”. La obra de @keniakluna.ai es realmente darle valor a lo cotidiano: sin pretensiones, ni maquillajes como algunos otros artistas mamadores (coff-coff como Warhol, guácala) intentan hacer. Y eso es realmente bello.

 

Ahora si me disculpan, bajaré al abarrote de mi cuadra pa’ comprarme algo.

Por: preste_juan_47

DomingoCachanilla_KeniaLuna.jpg