logoivo_edited.png
muda_edited.png
inta_edited.png

Qué prro calorón

 

artista: Ramiro Durán

 

Por: Gabriel Solis

 "  el que va de paso soy yo."

De paso. Ciudad Juárez 2020.  Yo soy originario de Ciudad Obregón, Sonora, a la cual pensaba con características particulares de un pueblo, o tal vez, un pueblo con peculiaridades de ciudad. Nunca me pude decidir. El asunto es que era un lugar pequeño, donde hacía mucho calor y todos se conocían; cada que volvía a ese lugar me encontraba a mi ex novia con su nuevo novio, quien era el ex-novio de mi novia, sin dudas se trataba de un mundo donde probablemente no había tantas elecciones. Me imaginaba, cada vez que retornaba, que aquellas personas siempre tenían las mismas historias, y se repetían una y otra vez esperando a que yo regresara, similar a lo que le sucedía al personaje  de “Truman Show”. Esa sensación se me quedaba en mi memoria y sentía que las historias se congelaban cada vez que regresaba.  

Durante bastante tiempo, crecí pensando erróneamente a mi ciudad de origen como una ciudad de paso, como si fuera un lugar de transición. Era un espacio donde se hace fila para todo, y  por ratos uno tiene que esperar en el sol y por ratos bajo la sombra de un árbol, esperando el turno para ir a un lugar bonito o al menos con aire acondicionado; parecido al pensamiento del sonorense que habita cerca de la frontera norte del país, donde del otro lado estaban las tiendas nice, aunque sea nomás para verlas, porque al final uno terminaba comprando la ropa en el JC Penny o en la Ross, o como sea que se llamara la tienda del outlet que estaba cerca de un Oxxo. Ese lugar donde la vida es aparentemente más bonita, historias de éxito donde los carpinteros y los albañiles usaban sus LOBOS-por favor siéntense y guarde la compostura para escuchar esto-para ir a chambear. También cuentan las malas lenguas que la raza- cuando estaba del lado de México- tiraba sus envases de Coca de 600ml por la ventanilla del carro, mientras que allá, el territorio nice sí los echaban al bote de la basura y hasta respetaban los semáforos.“Allá, en Estados Unidos, si están bonitas las calles y hasta ganas dan de cuidarlas”, me contó mi tío, justificando su acción ya que una vez lo caché tirando una colilla de cigarro afuera de mi casa. 

Me la había pasado contando en mi cabeza que la función de las ciudades de paso- como Ciudad Obregón o Ciudad Juárez,  era la de conectarse con una ciudad grande o  con otra como si esa fuese su único propósito de existencia, tal vez negando de entrada la complejidad de estos lugares y las personas que los habitan; con el tiempo he ido explorando otra posibilidad: no es que estas personas no pudieran  moverse, o no tuvieran nada nuevo que contar, tal vez se trataba más bien que los individuos de estas ciudades no son escuchadas en su amplitud. 

En las fotografías de mi compa Ramiro Durán recibo un recordatorio de este contacto del otro que mantenemos en ocasiones como un ente invisible, estereotipado;  realza el  aprecio hacia estos lugares fronterizos que por mucho tiempo las clasifiqué como lugares de transición, y por ignorancia, se pierde la posibilidad de que los personajes en las fotografías que habitan estas ciudades fronterizas tienen una vida y un ambiente propio, con una infinidad de historias que se están reproduciendo al mismo tiempo. Ramiro Durán llena esta ciudad fronteriza de personajes complejos y dolientes en un intrincado encuentro entre E.U. y México donde va formando un híbrido, que ni es uno, ni es otro, sino una tercera lengua con sus hermosas particularidades. Las fotografías de Ramiro Durán producen y cuestionan mi vaga idea de que el que va de paso soy yo, y sólo puedo atisbar, escuchar un fragmento de la historia que se reproduce, ya sea con mi presencia o ausencia.

ESCRITO POR:

Gabriel Solis

SASINUN KLADPETCH

invasion

SASINUN KLADPETCH

invasión

Arte  y Cotidianidad

Lines

Arte  y Cotidianidad

Líneas