EL DIOS DISEÑADO

Artista: Slow Studies Creative

Spanish Version /

El rosa absoluto es el color más inmenso, masivo: sabe seducir. La mente humana teme a monstruos huraños y dioses imprecisos, a seres desconocidos. Poco a poco hemos comenzado a adorar al ídolo que se esconde en los esmaltes de uñas, en las pieles sintéticas, al eterno amo de nuestros deseos más chillantes. Yo ya lo sueño, lo siento besar mis pies a través de crocs de color coral. Tiene cara de flamenco, barba de algodón de azúcar y porta el sostén color salmón de la anciana más desinhibida, es la imagen perfecta. 

Gracias a él, los tonos pastel nos invaden, hurtan la sangre en nuestras manos o nuestras mentes y esclavizan estas últimas desde la cuna. Nadie nos lo advirtió, y ya es demasiado tarde, estos colores han invadido los suavizantes de telas, la ropa de maternidad y las clases de diseño. El presente de la estética es estéril, y existe fuera del mínimo contexto.

Slow Studies Creative son apóstoles fervientes de este ser insólito, de esta estética extensamente dominante. Busco involucrarme con sus piezas, pero me es imposible, no hay una herencia cultural, una búsqueda teórica o una historia personal, sólo el refinamiento más puro y efectivo del los elementos visuales del arte pop. Sin embargo, no puedo dejar de verlo, no es que sea fácil de digerir, es que digerirlo no es necesario. 

Es mágico, no es bello, es la belleza misma, simple y procesada para consumo general. Esto no es necesariamente una crítica. El talento de crear objetos e imágenes atractivas que existan a partir de su propia calidad estética no es fácil de encontrar, pero la versión contemporánea de ese artista en un sentido clásico se parece más a un diseñador que se niega a crear objetos funcionales.

Los humanos estamos obsesionados en encontrar significado en las cosas, necesitamos justificar nuestras acciones, nuestros gustos y creencias, para encontrar esa mítica identidad. En realidad, nunca la encontraremos porque no existe como tal, mediante esa búsqueda poco a poco la vamos formando, pero nunca es estable, nunca es eterna. La identidad no es totalmente fija ni totalmente maleable, ningún aspecto humano es absoluto, por más que lo deseamos, por más que añoremos una verdad innegable. 

El arte es igual, nadie está seguro de que es, de lo que abarca, o que elementos lo validan. Todos tenemos ciertas ideas, opinamos respecto a nuestra propia formación, pero a veces te encuentras con algo que no sabes evaluar, algo que simplemente observas y se siente bien. Y un rato después comienzas a dudar de quién eres. 

Hasta el arte más visualmente inmediato termina reflejando un aspecto del espectador, a veces cuando crees que el arte está vacío, es porque refleja tu vacío interior. Porque sin importar tu apariencia -tu estética-, tu esencia siempre estará en duda, como persona es una realidad verdadera, no es que sea difícil de digerir, es indigerible. Me siento hambriento, desesperado, necesito algo que me llene, vuelvo a ver esa belleza procesada, me ofrece sosiego.

No es raro que los colores claros o pasteles dominen extensamente la estética contemporánea, ofrecen una suavidad innegable, a pesar de su artificialidad. En especial el rosa, ha resurgido como un rey pictórico que no deja a la vista descansar, apropiado por la industrialización de la intimidad y la ternura. Aquí lo vemos danzar entre formas elegantes para lograr la normalidad arquetípica de la estética actual. Es una forma divina que encarna la cultura popular y la calma forzada. Parpadeo y con una perspectiva fresca observo claramente las piezas de Barbie diseñadora, de Barbie artista de instalación.

 

Art in plastic is fantastic.

Por: Ernesto Ocaña 

W.png
Still_Life2_0005.png