editor drogas.png

Obra: rafaela tellaeche

Reseña inverösímil de: FAIN (Feria de arte invidivual)

LAS MANOS Y SUS USOS

No tuve tiempo de bañarme, ni siquiera de desayunar, es más ni siquiera me lavé los dientes. Siempre tengo prisa. Soy ese tipo de personas que no se puede despertar temprano, pongo cinco alarmas y todas suenan antes de que pueda abrir los ojos. Lo curioso es que siempre soy consciente de buscar el celular en la oscuridad. Paso mi mano entre todas mis almohadas hasta encontrarlo y silenciarlo para tener otros 10 minutos de sueño. Pero hoy que tengo que llegar temprano, la última de las alarmas decide no sonar. ¿o la habré silenciado?- apenas me quito los cabellos del rostro y me cambio la pijama cuando, sin darme cuenta, pongo el primer pie fuera de casa. Mi odioso vecino me dice enérgicamente, “Buenos Días”, yo no le contesto, tengo demasiada prisa y no puedo perder el tiempo en formalidades absurdas, además para ser honesta,  últimamente no he tenido buenos días.

Mi escuela no está ni a tres kilómetros de distancia, pero la disposición de mi casa me obliga tomar una combi y el metrobús, una vez arriba de la combi trato de aprovechar el tiempo y comienzo a maquillarme con la indumentaria insuficiente qué hay en mi bolso. Pestañas sin enchinar ¡mierda! ¿por qué no traigo el enchinador?, no importa, ¿labial?, este es perfecto, servirá como sombras y rubor, lista ¡pero qué desastre! Es justo cuando estoy por terminar que la combi decide frenar de golpe, nadie sintió el estrépito como yo, el resto, iban bien agarrados con algo porque no tenían alguna razón para maquillarse o porque agarrarse de un tubo se ha vuelto parte de su rutina.

Llego a la estación acostumbrada y meto deprisa la mano en mi bolso para sacar la tarjeta que me permitirá entrar... ¡carajo! ¿Cómo la pude olvidar? ¿Pero para qué la saqué? No hay tiempo de lamentos. Me acerco a alguien para intentar explicar mi estupidez y suplicar que por favor me permita pagarle mi entrada para poder pasar con su tarjeta, justifico mi error por todo el caos que ha sido mi vida hasta ahora, estoy tan ensimismada en mis quejas y súplicas que apenas noto que la persona que está a mi frente intenta comunicarse conmigo. Este sujeto me hace muchas señas, de las cuales sólo pude interpretar que es una persona sorda y con una sonrisa amable me permite el acceso, este gesto que seguramente tendrá algún significado, me produjo tranquilidad. Le di las gracias, haciendo una seña con mis manos y en ese momento quise decirle lo mal que lo había tratado hace unos segundos pero cuando lo intenté ejecutar con mis manos, sentía que lo que le estaba transmitiendo no tenía sentido. 

De milagro llego a la clase-o los minutos que quedaban de la clase de Arte Contemporáneo -y me permite pasar el profesor.  Él comienza a hablar sobre un evento que se llevaría a cabo el día de mañana y que hubiera pasado desapercibido por mí si no es porque empieza a hablar específicamente de  una de las artistas que fueron aceptadas en la convocatoria: Rafaella Tellaeche. El trabajo de esta artista se desarrolla sobre la importancia de las manos como objetos que van más allá de una función meramente mecánica. Las manos son ideas, símbolos que tienden a definir conceptos más complejos hacia una exploración estética. Recordé a aquel sordo en la estación pues yo nunca antes había tenido un acercamiento directo con los mensajes que se puede transmitir de la forma en la que él lo intentó, aunque este no llegara a consumarse a causa de mi ignorancia.

Rafaella Tellaeche y muchos más artistas estarán en: FAIN (Feria de arte individual). Para efectos prácticos se trata de un montón de artistas preocupados por el intercambio directo de su obra con sus consumidores. Yo lo entiendo, el consumo del arte está tan viciado que los artistas a veces tienen dificultades para entrar a gremios muy cerrados, y a su vez, es una oportunidad para que alguien como yo, un estudiante de universidad, pueda adquirir una obra de arte a un precio accesible. Además, habrá pláticas en relación al arte y talleres para artistas. 

La feria se llevará a cabo el 29 de noviembre al 1 de diciembre en la Ciudad de México, en Recinto Escandón, Cerrada de la Paz 15, Escandón, CDMX.