Los nacos crean cumbia

sígue a invrösímil revista

Texto: Algún integrante de Ambystoma

Obra: Ambystoma

Hace casi cinco años que uno de mis mejores amigos y yo decidimos hacer una banda de cumbia, una de las cosas que no han parado de preguntarnos desde entonces es ¿por qué cumbia? 

 

Creo que hasta ahora no hemos logrado responder a cabalidad esa pregunta, encontramos en la cumbia una inmensa riqueza cultural, nos topamos con un ritmo que representaba no sólo nuestras raíces étnicas sino que también nos hacía bailar y nos permitía decir prácticamente cualquier cosa, descubrimos en ella una expresión cultural atascada de significados, inventada por negros e indios que hablaban del diablo y sus libertades, resignificada por los músicos de bandas de viento  en Sudamérica, utilizada por la industria del disco para ser el ritmo más vendido de toda Latinoamérica. Así nos enamoramos de una expresión tan vasta que ha sobrevivido a todos los embates del tiempo y de  aquellos que la han tratado de inferior, de vulgar ,sin chiste. 

Puchale aquí

pa escuchar un cumbión

Ambystoma-brujita
1Ambystoma.jpg

Crecí en Tláhuac durante los noventas, soy parte de una generación que representa el 25% de la población del país. Cuando era niño tuve álbumes de estampas de “Goku” que comprábamos afuera de nuestras escuelas por un peso el sobre; viajé cientos de veces en peseros de la ruta tlahuac/paradero,  en donde por cierto, nació mi amor a la cumbia. He bebido tepache toda la vida y mis juguetes favoritos siempre fueron los luchadores de plástico con rebaba. Fui testigo de la casi extinción de los campos agrícolas en Tláhuac,  escuché  a Celso Piña y a Maldita Vecindad a través de un walkman Sony y aún más importante, viví el boom del internet.

 

De la noche a la mañana el Internet abrió un universo de contenidos para nosotros, ahora con la cantidad adecuada de clicks y paciencia podíamos tener prácticamente cualquier canción de cualquier artista alrededor del mundo y por supuesto que lo aprovechamos. Pasamos de consumir discos de 10 pesos que comprábamos en el tianguis a hacer nuestros propios discos con colecciones de más de 100 canciones.

De adolescente tuve este inmenso flujo de información y despertó en mí un frenesí por conocer nueva música además logré descargar discografías enteras. Conocí a Pink Floyd y curé mi primer corazón roto con canciones de Bob Marley, gracias a la piratería digital encontré mi camino: hacer música. Pasaron algunos años en los que con más fortuna que  destreza fui haciéndome de compañeros musicales que sin saberlo serían mis compañeros de vida, siempre tuve en la cabeza hacer una banda; lo intentamos mil veces y de mil formas, hicimos ska, reggae, jazz, punk, balkan, rock, progre y una lista absurda de etcéteras, hasta que en algún momento, la cumbia nos atrapó. 

 

Además de decidir enfocarnos en la cumbia tomamos como estandarte las máscaras de lucha libre,  espectáculo que me ha acompañado toda la vida, nos convencimos de que esta era una buena manera de decir algo sobre lo que somos a través de nuestra imagen.

2Ambystoma-.jpg

Somos nacos porque nos asumimos como diferentes, somos vulgares porque vestimos de muchos colores y nuestras canciones hablan de bebidas milenarias que no se venden enlatadas en un oxxo, somos ignorantes porque tocamos un ritmo sencillo, pegajoso y sin chiste que ha logrado convivir con todos los pueblos desde tierra de fuego hasta Los Ángeles, somos nacos y seguiremos siendo nacos porque nos tocó vivir de este lado de la ciudad, donde aún se puede andar en bici y beber una caguama en la banqueta, donde cerramos calles para celebrar la vida y la muerte, donde en cada cuadra se escucha una cumbia que inunda el barrio, donde nuestros héroes no tienen superpoderes sino máscaras de tela japonesa. 

3Ambystoma-.jpg

Así que  una tarde, después de regresar de nuestra primera cita con nuestro mascarero,  los miembros de lo que ahora llamamos Ambystoma tomamos un taxi, el chofer se dio cuenta de que éramos músicos y que teníamos una banda, así que nos preguntó:

• entonces ¿son músicos?

• ¿Y qué tocan?

No pudimos dar una respuesta más tajante, todos al unísono contestamos ¡cumbia! La cara del taxista cambio drásticamente y nos interrogó una vez más.

 

-¿cumbia? pero ustedes están muy chavos como para andar tocando esas nacadas.

 

Lejos de ofendernos con el comentario del taxista, nos causo risa y nos hizo sentir validados, alguien de nuestra ciudad identificaba nuestro quehacer como una nacada. 

 

Cómo músico y compositor de cumbia resulta casi obligatorio reflexionar la relación intrínseca que existe entre la cumbia y lo naco,  podemos dirigirnos al origen de la palabra que nos ubicará en distintas teorías, en todas ellas se describe naco como una expresión utilizada para refereirse  despectivamente al diferente, al indio, al que usa calzón de manta, al que habla un lengua distinta al español. La palabra naco ha sido utilizada de múltiples formas a lo largo de la historia para describir algo que es vulgar e ignorante, pero ¿vulgar para quién? ¿ignorante respecto a qué?.

Existe una expresión coloquial que me parece la más adecuada para explicar la ambigüedad de la expresión;siempre existirá alguien más naco que tú y siempre serás un naco para alguien más, es decir que de alguna forma todos somos nacos. 

 

 

Ambystoma Presskit (1).png

Chécate este videito y báilale un ratito

logotipo.png
no_3_original.png